domingo, 13 de diciembre de 2009

Cosas que desaparecen

Hay maneras de hacer desaparecer las cosas. Con el tiempo he aprendido a creer en la magia. No se trata de simple prestidigitación, no. Es hacer que las cosas ya no estén, o estén en otro sitio, muy lejos de donde se las busca. Hoy me ha ocurrido. Usaba un destornillador para reparar un cajón del armario que se resistía a cerrarse. Y ya no está. Me refiero al destornillador. A veces realizamos movimientos de manera inconsciente, incurrimos en rituales secretos que hacen que un ser determinado se evapore. No sabría repetir mis movimientos. Ahí está la gracia. Hay gestos que crean agujeros negros capaces de desmaterializar las cosas. Todos lo hacemos. Naturalmente ocurre también lo contrario. A veces descubrimos un objeto novedoso sobre la mesa, en un cajón, en el suelo del baño, sin saber muy bien de dónde vino. Sería fantástico saber dónde aparecerá mi destornillador. Era un destornillador grande, de estrella, de mango de color azul y amarillo. No pido que me lo devuelvan. Sólo saber si alguien lo ha visto.

6 comentarios:

Culturajos dijo...

Yo lo he encontrado, estaba entre un bolígrafo rojo que no recuerdo haber comprado y una cajetilla de chicles que tampoco es mía. A veces me pasa, aparecen cosas en mi mesa que a la mañana siguiente ya no están. Si mañana siguiera en mi mesa intentaré devolvértelo de otra manera.
Saludos.
El fumador.

hautor dijo...

Consérvalo. No hay problema. Sería estupendo, eso sí, que ese bolígrafo rojo apareciera en mi mesa. Necesito uno con urgencia

Culturajos dijo...

Acabo de llegar, he leido tu contestación y al ir a buscarlo ya no estaba, pero sí el destornillador. Quizás el bolígrafo este ahora junto al cajón que intentabas arreglar o tal vez se encuentre levitando en mitad de alguna dimensión, esperando su turno para hacer acto de presencia...¡Que cosas!

madison dijo...

Y que me decís de los calcetines?
Siempre hay uno que desaparece, he llegado a creer que en mi lavadora hay un agujero negro.

hautor dijo...

Sí, lo de los calcetines merece capítulo aparte. Ése (la desaparición de los calcetines) es uno de los grandes enigmas del universo.

lolibel dijo...

Ls cosas que desaparecen se las llevan los duendes.

Seguidores

Datos personales